La guerra en Ucrania motivó al menos un contacto entre los EEUU y Rusia por la línea directa

Así lo asegura el informe exclusivo que brinda una agencia de noticias internacionales con cuyos servicios trabaja NA.


Internacionales

Fuente: Redacción Vía Noticias

El funcionario se negó a dar más detalles, pero aclaró que no se usó cuando un misil errante aterrizó en Polonia, miembro de la OTAN, el 15 de noviembre, matando a dos personas. 

La explosión probablemente fue causada por un misil de defensa aérea ucraniano, pero Rusia fue la responsable final porque comenzó la guerra a fines de febrero, según la OTAN.

Aunque el funcionario de los Estados Unidos se negó a especificar qué actividad rusa hizo sonar la alarma, hubo incidentes reconocidos públicamente que involucran combates rusos en torno a la infraestructura crítica de Ucrania.

Estos incluyen operaciones rusas alrededor de la planta de energía nuclear Zaporiyia de Ucrania, la más grande de Europa, que está bajo control ruso.

Ucrania también expresó su preocupación por la posibilidad de que Rusia explote la represa de Nova Kakhovka, que retiene un enorme embalse en el sur de Ucrania.

El estallido de la presa enviaría un muro de agua que inundaría los asentamientos que se encuentran debajo, incluso hacia la estratégica capital regional Kherson, que las fuerzas ucranianas recuperaron el 11 de noviembre.

Las comunicaciones entre los Estados Unidos y Rusia estuvieron en el centro de atención desde el comienzo de la invasión de Rusia a su vecino, dado el grave riesgo de que un error de cálculo de cualquiera de las partes pueda causar un conflicto directo entre las naciones con armas nucleares.

Varias formas de comunicarse 

La línea de distensión es solo una de las varias formas en que los ejércitos de los Estados Unidos y Rusia todavía tienen de comunicarse.

Otros canales militares incluyen raras conversaciones de alto nivel entre el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, y el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu. 

Los principales generales estadounidenses y rusos, el general del ejército estadounidense Mark Milley y el general ruso Valery Gerasimov, también hablaron en dos ocasiones desde que comenzó la guerra, dijo su oficina.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y el director de la CIA, Bill Burns, también se comunicaron con funcionarios rusos.

Aún así, las relaciones entre los Estados Unidos y Rusia están en su punto más bajo desde la Guerra Fría y el Departamento de Estado de Estados Unidos informó que Moscú pospuso las conversaciones en El Cairo para reanudar las inspecciones de armas nucleares. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia confirmó que las conversaciones fueron pospuestas en tanto que ninguna de las partes proporcionó una razón.

Cuando se le pidió un comentario sobre la línea de distensión, el Pentágono solo respondió que retenía varios canales para "discutir problemas críticos de seguridad con los rusos durante una contingencia o emergencia con el fin de prevenir errores de cálculo, incidentes militares y escaladas".

“Nos sentimos alentados por las recientes llamadas de alto nivel del Departamento de Defensa con sus homólogos rusos y creemos que el diálogo continuo es fundamental”, dijo un portavoz del Departamento de Defensa.

Ni la embajada de Rusia en Washington ni su ministerio de defensa en Moscú respondieron a las solicitudes de comentarios.

No es una "línea de quejas"

Cuando se anunció en marzo, el Pentágono aclaró que la línea de distensión se creó para evitar enfrentamientos involuntarios en el espacio aéreo de la OTAN o en tierra.

“No está destinado a ser una línea de quejas de uso múltiple en la que podamos levantar el teléfono y registrar inquietudes sobre lo que Rusia está haciendo en Ucrania”, señaló un alto funcionario de defensa de los Estados Unidos aquel momento.

Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos y la Unión Soviética mantuvieron estas líneas directas en diferentes niveles.

Lo mismo sucede en Siria

Alexander Vershbow, exembajador de EE. UU. en Moscú y ex alto funcionario del Pentágono y la OTAN la comparó con la línea de resolución de conflictos mucho más activa para Siria, donde las fuerzas militares estadounidenses y rusas a veces operan en el mismo espacio aéreo o terreno.

“Hemos visto esto en Siria, donde tener el canal operativo directo puede al menos aclarar las intenciones durante una situación de rápido movimiento en la que tal vez Washington esté dormido”, dijo Vershbow a Reuters.

La línea anticonflicto se prueba dos veces al día con llamadas realizadas en ruso, explicó el funcionario estadounidense a Reuters. 

Un hablante de ruso del Comando Europeo de los Estados Unidos inicia esas llamadas desde Wiesbaden, Alemania, recordó el funcionario.

Wiesbaden es también la ubicación del nuevo Grupo de Asistencia de Seguridad-Ucrania del Pentágono, o SAG-U, que apoya de forma remota la defensa del gobierno de Kiev contra las tropas rusas.

Origen de la línea

Los funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato, habían explicado anteriormente que al principio del conflicto los planificadores creían que la línea de distensión podría ser útil si los Estados Unidos necesitaban evacuar a sus planificadores del territorio ocupado por Rusia en Ucrania.

Cuando comenzó la guerra, en los Estados Unidos pensaron que Rusia podría capturar rápidamente el territorio ucraniano, atrapando a los ciudadanos estadounidenses antes de que tuvieran la oportunidad de irse.