Donald Trump tropieza y Hillary Clinton empata en las primarias de Iowa, el primer paso hacia la Casa Blanca

El ultraconservador Ted Cruz superó al multimillonario entre los republicanos; empate técnico entre la ex secretaria de Estado y el senador Bernie Sanders en el caucus demócrata; dos precandidatos se bajaron de la carrera


Donald Trump EEUU Iowa

Fuente: lanacion.com

El senador ultraconservador Ted Cruz se impuso anoche al magnate Donald Trump en la asamblea legislativa ("caucus") republicana del estado de Iowa, mientras que Hillary Clinton y Bernie Sanders quedaron en un empate virtual en la cita electoral demócrata, el primer paso del extenso proceso de nominación de candidatos rumbo a las elecciones presidenciales de diciembre.

"El próximo presidente de Estados Unidos no será elegido por los medios, por las élites o por los lobistas", dijo Cruz, el candidato del Tea Party, ante sus simpatizantes, en una crítica a la impresionante cobertura mediática que rodea al magnate inmobiliario.

Cruz recordó que su victoria, pese a ser apretada, se dio con una alta participación que le valió el mayor número de votos totales en la historia de un caucus republicano.

Ted Cruz, que contaba con el apoyo de los evangelistas, el grupo religioso que ha decidido los últimos años el ganador de los caucus republicanos de Iowa, obtuvo el 28 % de los votos, con lo que se impuso por una diferencia de 4 puntos porcentuales a Trump.

Sin experiencia política, el empresario inmobiliario se mantuvo en todo momento como favorito de las encuestas y anoche obtuvo un segundo puesto con el 24 % de los votos.

"Es un honor haber terminado segundo", dijo Trump, más humilde de lo habitual en su sede de campaña en Iowa. El magnate, que hasta ayer nunca se había sometido a una votación, se mostró convencido de que ganará en las primarias de New Hampshire, que se celebrarán en una semana.

"No sé quién ganará entre los demócratas, pero yo voy a proclamarme ganador de las primarias republicana y ganaré a Hillary o Bernie", afirmó Trump, quien había llegado como favorito a Iowa.

El senador con raíces cubanas Marco Rubio tuvo una elección más sólida de la esperada, al quedar en un tercer puesto con un 23 % de los votos, resultado que lo mantiene como uno de los favoritos en la aún larga carrera por la candidatura republicana, que se formalizará en junio en la convención de Cleveland.

Rubio, que muchos consideran el candidato preferido por los líderes del Partido Republicano, dijo que este "es un primer paso, pero un paso importante".

Por debajo de la marca del 10 % quedaron el ex neurocirujano Ben Carson, el libertario Rand Paul y el que fuera favorito, el ex gobernador de Florida Jeb Bush, que solo alcanzó el 2,8 % de los votos.

Por el primitivo sistema de votación demócrata, los resultados de ese partido se hicieron esperar y finalmente arrojaron un empate técnico entre la ex secretaria de Estado Hillary Clinton y el senador socialdemócrata Bernie Sanders.

Con el 95 por ciento de los votos escrutados, Clinton obtenría el 49,9 por ciento y Sanders el 49,6 por ciento de apoyos.

"Respiro aliviada", confesó a sus seguidores Clinton, quien temía repetir la experiencia de 2008 en Iowa, cuando Barack Obama, un senador por entonces poco conocido, se impuso y la dejó en un tercer puesto, debajo también del senador John Edwards.

Acompañada de su esposo, el ex presidente Bill Clinton, y su hija Chelsea, Clinton destacó que los rivales demócratas podrán llevar adelante "una verdadera competencia de ideas sobre lo que defiende el partido" y dijo estar "emocionada de debatir con el senador Sanders cuál es el mejor camino hacia delante para luchar por nosotros y por Estados Unidos".

La ex primera dama partía como favorita en las encuestas de intención de voto previas a los caucus, seguida de cerca por Sanders, el candidato que se autodefine como socialista y que es el preferido por el ala más izquierdista de la agrupación.

"Estamos enfrentándonos a la mayor organización política de Estados Unidos. Estamos virtualmente empatados", expresó Sanders, ante el júbilo de sus seguidores.

"La gente de Iowa envió un mensaje profundo al establishment político, económico, y por cierto, de los medios", dijo Sanders, prometiendo la implementación de "ideas radicales" en su eventual gobierno.

Dos millones de votantes de Iowa fueron convocados hoy a las asambleas en cerca de 1700 colegios, gimnasios o iglesias habilitados para este proceso participativo con raíces en los orígenes de la democracia estadounidense.

En estos "caucus" muy particulares, los republicanos votan en secreto en papeletas anónimas tras un debate con los representantes de los precandidatos, mientras que los demócratas forman "grupos de preferencia" por candidatos para adjudicarse delegados.

Los caucus demócratas fueron los más caóticos y los que desencadenaron la salida de O'Malley de la ecuación demócrata, ya que obligan a todos los candidatos a conseguir un piso del 15% para conseguir representación.

Los delegados adjudicados a Iowa en las convenciones republicana y demócrata representan un porcentaje marginal, pero abrir con una victoria la carrera de primarias puede ser vital para las campañas.